En nuestro artículo anterior hablaba de que toda planificación financiera puede sufrir modificaciones, y debemos adaptarnos y hacer los reajustes pertinentes, independientemente de la forma de ahorro que elijamos. Hemos visto el reajuste proporcional, y en este artículo voy a explicar el reajuste en el tramo final del plan.

Método proporcional vs. tramo final

Haciendo un breve repaso, el reajuste proporcional consiste en que cada año iremos ponderando peso de renta variable hacia la renta fija, para que al final del plan la mayor parte de nuestra inversión este en activos de renta fija, reduciendo así la volatilidad, y eliminando la probabilidad de que una caída del mercado bursátil merme el valor de la inversión poco antes de necesitarla.

El reajuste en el tramo final consiste en mantener el peso de la renta variable hasta pocos años antes del final, y reducirlo paulatinamente, de una forma un poco mas “brusca” que el reajuste proporcional.

Ejemplo de reajuste proporcional

PLAZORENTA VARIABLERENTA FIJA
1070%30%
970%30%
870%30%
770%30%
670%30%
555%45%
440%60%
325%75%
210%90%
10%100%

La principal ventaja es que aprovecha durante más años un posible mercado alcista de renta variable durante los primeros años. Por contra, se puede perder la posible subida de la renta variable en el último tramo del plan (puedes leer aquí nuestros consejos sobre análisis técnico). Por lo tanto, es recomendable usar esta formula cuando al inicio del plan se considera que los mercados bursátiles están en mínimos o en un momento bajo de valoración histórica. La mayor ponderación de renta variable hacia renta fija, se debería hacer, en la medida de lo posible, cuando los mercados estén con altas valoraciones.

Compartir esto