Una de las dudas que todos los ahorrados tenemos, una vez que nos hemos decidido a entrar en fondos de inversión, es decidir el momento en el que entrar. Semanas antes nos fijamos diariamente en la cotización del Ibex, el Eurostoxx o el S&P 500, esperando una abrupta caída para entrar, o una buena racha de sesiones alcistas para sentirnos más seguros, y decirnos a nosotros mismos “el mercado es por fin alcista, así que hay que comprar”.

Voy a revelarte un pequeño secreto: en los mercados financieros, si compras un activo en su suelo, o lo vendes en su techo, es mera casualidad, no por tu habilidad o audacia. Recuerda esto; nunca vas a comprar al precio más bajo, ni vas a vender al precio más caro. Una vez me dijo un cliente que “el último céntimo, lo gane otro”. Y cuanta razón… He visto ocasiones en las que, un inversor establece un “take profit” demasiado alto, la cotización lo roza pero no lo toca, y el valor empieza a caer en picado. ¿Mala suerte? ¿Probabilidad? ¿Avaricia? Te vamos a mostar un método de inversión para no caer en estos errores.

Dollar Cost Averaging (Método del coste promedio)

Como decía antes, nunca vamos a saber si el precio del fondo o activo va a caer más. Podemos pensar que, por ejemplo, un fondo que invierte en Ibex35 esta casi en su suelo, pero nadie te asegura de que no vaya a caer más. ¿Cómo podemos minimizar el riesgo? Realizando compras periódicas en vez de una inversión inicial fuerte, o de todo nuestro ahorro.

Ejemplo

Estamos en el primer trimestre de 2018, y tienes un capital disponible de 20,000 €, que no vas a necesitar en los próximos años. Quieres realizar una inversión a largo plazo, asumiendo algo de riesgo, ya que los actuales tipos de interés de los depósitos están cercanos a cero y la inflación es mayor. Confías en el selectivo español, y vas a invertir en un fondo indexado (gestión pasiva) en el Ibex35. Realizas la siguiente operación;

Compra: Fondo Indexado Ibex35

Fecha valor: 29/03/2018

Cotización Ibex: 9.600 puntos

Importe: 20.000 €

Cómo sabes que es una inversión a largo plazo, no estas pendiente de ella, pero a final de año te sientas a hacer balance de tu patrimonio, y descubres lo siguiente:

Fecha Valor: 28/12/2018

Cotización Ibex: 8.539 puntos

Resultado (%): -11,05%

Importe (€): 17.790 €

Ante estos datos, uno se pone nervioso, ¿verdad?. El factor psicológico entra en juego y cobra mucha importancia, ya que a partir de ahora la mente va a estar más pendiente de los mercados, esperando la recuperación del patrimonio, y precipitando decisiones a corto plazo que antes no nos planteábamos.

Veamos que hubiera pasado aplicando el método del coste promedio, realizando una inversión de 5.000 € al trimestre;

Compra 1: Fondo Indexado Ibex35

Fecha valor: 29/03/2018

Cotización Ibex: 9.600 puntos

Importe: 5.000 €

Compra 2: Fondo Indexado Ibex35

Fecha valor: 29/06/2018

Cotización Ibex: 9.622 puntos

Importe: 5.000 €

Compra 3: Fondo Indexado Ibex35

Fecha valor: 28/09/2018

Cotización Ibex: 9.389 puntos

Importe: 5.000 €

Compra 4: Fondo Indexado Ibex35

Fecha valor: 28/12/2018

Cotización Ibex: 8.539 puntos

Importe: 5.000 €

Para hallar el precio medio de estas inversiones periódicas, tenemos que usar la fórmula de la media aritmética:

Coste medio = n / (1/precio + 1/precio+ 1/precio + 1/precio)

n = número de compras

Cm = 4/(1/9600 + 1/9622 + 1/9389 + 1/8539) = 9.265 puntos

De esta forma, en vez de perder un -11,05% desde la primer inversión del ejemplo 1, tendríamos un resultado del -3,48% si hubiéramos invertido de forma periódica. A pesar de tener un resultado negativo, comprar periódicamente a diferentes precios ha disminuido el riesgo.

Pensarás ”ya pero… que mala suerte, que aún así, tengo pérdidas” Veamos los datos de la cotización del Ibex en 2019:

La cotización máxima del Ibex ha sido de 9.588 puntos, alcanzados el 18/04/2019. Si hubieras utilizado el método de coste promedio, habrías tenido una rentabilidad del +3,48% (9588/9265-1 = 3,48%), con una ganancia de 696€.

Sin embargo, si hubieras invertido los 20.000€ al precio del ejemplo 1, tendrías una perdida del -0,125% (9588/9600 – 1= -0,125%) por lo que habrías estado cerca de recuperar el capital.

Este es un ejemplo con datos reales, y es cierto que he elegido un índice ya que era propicio para este caso. Lo importante, es ser consciente de que la inversión en mercados ha de ser a largo plazo, y minimizando los riesgos, no intentando obtener la máxima rentabilidad.

Otra ventaja fundamental de este método, es que te permite crear una disciplina de ahorro, al requerir importes más pequeños y al efectuar comprar periódicas. Invertir una cantidad pequeña, mensual o trimestral, puede ser una buena opción para familiarizarse con este sistema.

Te invito a que hagas este ejercicio por ti mismo y lo compruebes con cotizaciones de acciones, valores liquidativos de fondos de inversión y planes de pensiones. No olvides que la inversión es una carrera de fondo, no de velocidad.

Compartir esto