A día de hoy, desgraciadamente pocos productos financieros tienen la ventaja de ser deducibles en el IRPF tras haber realizado una aportación al mismo. A partir de 2013, las nuevas hipotecas sobre vivienda habitual ya no gozarían de desgravación en el IRPF, es decir, no podemos incluir lo aportado en capital, intereses, seguros de vida y hogar vinculados, ni coberturas de tipo de interés si las hubiere. Ojo! Si firmaste tu préstamo hipotecario antes de 2013 si puedes hacerlo, de momento, y resalto “de momento” ya que dudo que siga en vigor durante mucho tiempo. En Europa prácticamente ningún país tiene esta ventaja.

Pocas opciones quedan para conseguir un alivio fiscal; aportaciones a patrimonio de discapacitados, cuotas a sindicatos, seguros de viudedad, aportaciones a ONG´s… pero la más importante es la aportación a planes de pensiones, cuestión que vamos a dedicar en este capítulo.

Sí, se lo que estas pensando…”es que es un producto sin liquidez, y para que lo tenga el banco lo tengo yo”, “es que mi abuelo cuando lo rescató, hacienda le quitó la mitad”, “es que he tenido el plan de pensiones durante 15 años y está en negativo” “es que..” Totalmente de acuerdo, son argumentos que oigo cada día, validos desde el punto de vista del cliente/participe, y ahora vuelvo a recalcar las 2 premisas inolvidables que repito en cada artículo:

  1. Somos responsables de nuestro dinero, y es nuestra obligación velar por él y estar informados de TODAS Y CADA UNA de las características del producto.

  2. Antes de que contrates un plan de pensiones, encárgate de buscar al mejor profesional que vele por tus intereses. Los hay.

Vamos a analizar los aspectos más importantes referentes a la fiscalidad de planes de pensiones.

  • Existe un límite de aportación anual, anteriormente era de 12.000 € o 10.000 €, dependiendo de si tenias +/- de 50 años. Desde 2015, para todos, la aportación máxima es de 8.000 €. MUY IMPORTANTE: hay que diferenciar entre aportación máxima o cantidad máxima deducible, que será 8.000 € o el 30% neto de tus rendimientos de trabajo. Ejemplo:

      • El señor García aporta a su plan de pensiones la friolera de 8.000 € en 2015. Gana 30.000 € al año brutos (a esto lo llamaremos base imponible) por lo que su sueldo neto tras pagar al fisco es de 23.148 €, siendo el 30% 6.944 . Por lo tanto, aunque ha aportado el máximo legal, solo podrá deducirse en IRPF 6.944 €. Y que pasa con el restante? Pues se llama exceso, y hacienda deja que te lo deduzcas en los 5 ejercicios siguientes, es decir, 1.066 € para 2016.

      • Puedes incluir 2.000 € más si aportas a un p. pensiones de tu cónyuge y este/a gana menos de 8.000 €anuales.

Veamos un ejemplo útil y cercano para ver el impacto fiscal

  • Rendimientos de trabajo 33.000 €
  • Gastos deducibles 2.000 €
  • Base imposible general 31.000 €
  • Aportación a p.p. 2.500 €
  • Base imponible liquidable 28.000 €
  • Cuota 7.000 €
  • Mínimo personal 5.550 €
  • Cuota integra 1.450 €
  • Ahorro fiscal 775€

Por lo tanto, 775 € que no tendrás que pagar a hacienda. Este ejemplo es totalmente real, imagina que tienes esta cantidad disponible adicional, y aparte, un producto financiero con un saldo de 2.500 euros. Parece buen negocio eh?

Aspectos importantes y situaciones de rescate

  • Confiemos en que todo va bien, nos jubilamos a los 65 años o a los 67, tenemos una cantidad en el plan y la vamos a rescatar. En este caso, tributa como rendimientos de trabajo, por lo que si tienes 40.000 € acumulados, se sumaran a tu base imponible de pensión y tributaras seguramente en el tramo más alto. De aquí el comentario más oído de los participes; “ el chocolate del loro, te desgravas en vida laboral y luego te dan el hachazo en el momento de rescate”. Sí, pero no.

Vamos a ver, no es una desgravación fiscal, es un diferimiento. Planteatelo de esta manera. Cobro un salario de 50.000 € a los 64 años. Pero me jubilo con 65, y me gustaría cobrar lo mismo. Cobrar los mismo significa tributar los mismo. No te parece entonces buena idea cobrar 30.000 € de pensión + 20.000 € por planes? Es lo mismo? Sí, verdad? Por lo tanto, se tributa lo mismo. Y ademas, has tenido más capital disponible en vida por el ahorro fiscal que consigues, y ademas, tu plan se ha revalorizado de media un 3% anual durante 30 años ya que has seguido al pie de la letra los consejos de este blog ;).

  • Ten en cuenta que hay supuestos excepcionales de liquidez del plan fuera de la jubilación; enfermedad grave, dependencia, invalidez, fallecimiento, situación de ejecución hipotecaria, y pendiente de aprobar, las aportaciones con más de 10 años de antigüedad.

  • El plan de pensiones es un producto que va por fuera de la masa hereditaria. Puedes dejárselo a tu perro, a tu amante, o a tu camarero favorito sin que los herederos legales puedan reclamar. Informales de que tributarán cómo rendimientos de trabajo cuando lo rescaten. Total, creo que no les importará

Y nada más, espero que este artículo haya despejado muchas dudas. Siempre habrá modificaciones legales en materia de planes, por lo tanto es importante estar al día de las novedades. Y si tienes alguna duda de las características generales de los planes, visita en nuestro apartado de formación básica el espacio dedicado a ellos.

Productos financieros básicos

Puedes continuar con el siguiente artículo aquí

Compartir esto