En anteriores post hemos analizado los beneficios fiscales de tener un plan de pensiones, y un supuesto práctico de capital acumulado a fecha de jubilación . Hoy vamos a ver a que características hemos de atender para elegir bien un plan de pensiones (en adelante PP).

En España, los planes de pensiones no son el instrumento favorito de ahorro. Según datos de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, el activo favorito de ahorro es el depósito bancario (42% de porcentaje sobre el ahorro de las familias) acciones cotizadas (25%) Fondos de Inversión (13%) Seguros de Ahorro (11%) y Fondos de Pensiones (6%). De hecho, es el último instrumento al que acudimos para ahorrar. A cierre de 2016, había 9.865.000 participes (titulares de planes de pensiones) con un patrimonio total de 106.466.000.000 millones de €. Desde este blog siempre recomendamos la diversificación, por lo que tener una parte de nuestro patrimonio en planes de pensiones, debido a las ventajas fiscales, aumento de esperanza de vida en nuestro país y la incertidumbre acerca de la hucha de las pensiones, es algo a considerar.

Y tras una vez decidir contratar un plan de pensiones, ¿cómo voy a saber elegir uno bueno? Nunca sabremos si el gestor del fondo de pensiones tendrá mejor o peor habilidad, cómo se comportarán los mercados, siempre habrá cambios regulatorios y fiscales…aún así, veamos unas pautas básicas.

1. Cuidado con las comisiones: los planes llevan una comisión de gestión, que cobra la gestora por su labor, cuyo máximo es del 1,50% de su patrimonio. Por ejemplo, si queremos elegir un PP que invierta en IBEX35, tendremos que comparar las comisiones de todo el universo de PP Renta Variable España. Ojo! No quiero decir que elijamos el más barato, no!! Pero podemos descartar los PP que tienen comisiones más altas y peor rentabilidad histórica.

2. Rentabilidad histórica: Seguimos con el supuesto anterior. Si quiero que mi PP invierta en el IBEX35, tendré que comparar la rentabilidad histórica del IBEX con la del PP. Si el PP bate al Ibex en los últimos años: buen plan. Si no lo hace…sigamos analizando o busquemos otro índice (Eurostoxx, MSCI, S&P500, Nikkei…) Entre PP que invierten en un mismo índice, puede haber diferencias de rentabilidad de hasta casi el 20%.

3. Perfil de riesgo: según mi edad, debo de elegir un perfil de riesgo;

  • < 45 años: Eres joven, puedes arriesgar, tienes tiempo para que el ciclo económico se recupere y la Renta variable es el mejor activo a largo plazo. Un PP 100% en Renta Variable es buena opción.

  • 45 – 55 años: Es buen momento para consolidar beneficios y añadir una parte conservadora a tu cartera. Un porcentaje del 25% en Renta Fija dentro de tu plan no es nada descabellado.

  • 55 – 63 años: Se acerca la jubilación, pero aún te quedan 5 años. Es bueno volverse conservador y ponderar aprox el 70% en renta fija de nuestra cartera. Ya queda menos tiempo para recuperar valor si nos encontramos con una caída en los mercados, podríamos no tener tiempo de recuperación si no estamos atentos.

  • > 63 años: 2 o3 años antes de jubilarse, es muy buena idea contratar un PP monetario. Nos dará poca rentabilidad, pero nuestro capital no sufrirá variaciones apenas, por lo que sabremos que cantidad más o menos exacta tendremos al jubilarnos. Sin sobresaltos.

Un gran error es, por ejemplo, tener 64 años, estar a 1 año de jubilarse y tener el 100% del PP en Renta Variable. Esa Renta Variable cayo un 20% y el partícipe tuvo que rescatar el PP y tuvo que asumir pérdida. Esto pasa todos los días, por desconocimiento. SOLO NOSOTROS SOMOS DUEÑOS DE NUESTRO DINERO Y DEBEMOS VELAR POR ÉL.

4. Replicar un índice o Gestión Activa: Puede elegir un plan que replique un índice (Ibex, Eurostoxx, S&P 500 o Nikkei) y obtendremos la misma rentabilidad que el índice, pagando menos comisiones. Si elegimos gestión activa, pagaremos más pero el gestor habrá de batir al índice.

5. Aportaciones periódicas y extraordinarias: Hay que acabar con la costumbre de aportar unicamente a final de año, porque corremos el riesgo de invertir cuando el mercado esta sobrevalorado. La idea es aportar periódicamente ya que podemos acceder a mercados infravalorados de forma automática y sin nosotros preocuparnos. También debemos de estar pendiente para hacer una aportación extraordinaria si vemos que dichos mercados han caído.

6. Usa comparadores: Tras hacer una buena batida del mercado, elige los planes que más te gusten y compararlos. Morningstar.com o Quefondos.com te ofrecen ese servicio. De muy buen manejo, nos permite de un vistazo obtener las diferencias entre PP en cuestión de comisiones, rentabilidad histórica, volatilidad, gráficas, etc… lo cual nos ayudará a decidir.

7. Si el PP no te gusta, cámbialo: Por ley, los planes de pensiones pueden moverse libremente entre otros planes de la misma gestora o a planes de gestoras diferentes.

8. Cuidado con los regalos/Bonificaciones y periodos de permanencia; Muchas entidades ofrecen regalos por traspasos/aportaciones a PP. Estos regalos pueden llegar a tributar, según su valor, como rendimientos de capital mobiliario. También es una práctica muy habitual ofrecer una bonificación mediante ingreso en cuenta de un porcentaje del importe traspasado desde otra entidad. Para obtener esta bonificación, pedirán un periodo de compromiso (a mayor bonificación, mas tiempo habrá que mantenerlo en dicha entidad). Puede ser que ni siquiera podamos traspasarlo entre toda la gama de PP, y solo podamos moverlo entre los que tienen comisión de gestión mas alta. Si la gestora de planes no es buena, podemos estar atado a un producto hasta 5 años y perder mucho capital si la gestión es mala.

9. Planes de pensiones garantizados/ PIAS: En los últimos años han vuelto a comercializarse planes de pensiones garantizados. Son PP que garantizan el capital, ofreciendo una rentabilidad mínima garantizada anual, que debido a los tipos de interés actuales suele ser baja, con un plazo entre 6 u 8 años. En entornos de tipos de interés alto, puede ser una buena opción, ya que podemos conseguir un 2% o 3% anual y con garantía de capital. Pero en años de tipos de interés bajo, puede ser más atractivo PP de gestión activa ya que seguramente que a largo plazo, obtendrán rentabilidades superiores.

Siempre será complicado saber si hemos elegido el mejor PP, pero con estas pautas básicas, lo que podemos asegurar es que no elegiremos el peor. Os recuerdo podeis saber más sobre cómo funcionan los planes de pensiones y PIAS en el siguiente enlace:

Productos financieros básicos

Puedes continuar con el siguiente artículo aquí

Compartir esto