En el articulo anterior escribí acerca de la importancia del Ratio de Sharp a la hora de comparar fondos de inversión. Es importante recordar que siempre debemos comparar fondos de la misma categoría, ya que si no es así, no valdrá de nada prestar atención a los diferentes ratios o medidas de riesgo. Hoy analizamos el concepto de volatilidad.

La volatilidad es una medida de riesgo, calculada por la desviación típica de sus rentabilidades durante un periodo determinado, expresada en tanto por ciento. Indica cuanto se ha desviado la rentabilidad respecto de su media. Una volatilidad alta indica que su rentabilidad ha sufrido grandes variaciones, y una volatilidad baja significa que dicha rentabilidad ha sido mucho más estable. Por ejemplo, fondos de renta fija a corto plazo tendrán una volatilidad inferior al 2%, y fondos de renta variable podrán llegar a más del 20%.

Por lo tanto, hay dos importantes lecturas de la volatilidad a la hora de comparar fondos:

    • En primer lugar, cuando las fluctuaciones de rentabilidad de un fondo son mas altas, mas arriesgado es, y viceversa. También tenemos que tener en cuenta, que los fondos de renta variable suelen presentar altos niveles, pero que en fondos mixtos defensivos o de renta fija, esta no debe ser demasiado alta respecto de su categoría o benchmark1 Un fondo de estas categorías con elevada volatilidad, podría estar invirtiendo en activos más arriesgados, como renta fija emergente, high yield, baja calidad crediticia, o acciones de mercados no maduros, poco profundos o líquidos, con elevado riesgo divisa, etc…

  • En segundo lugar, los fondos más volátiles en el pasado, suelen ser los más volátiles en el futuro. Con una alta volatilidad, la perdida potencial futura para el inversor también es mayor.

La volatilidad se mide sobre datos históricos de los últimos de 36 meses. Cuando oímos a “expertos”, analistas, economistas decir que se preveen periodos de alta volatilidad, significa que en las próximas semanas los mercados, diariamente oscilaran mas de lo habitual, tanto al alza como a la baja.

Como comentaba, hay que atender a la volatilidad comprando fondos de la misma categoría. Veamos el siguiente ejemplo sobre dos fondos de la categoría renta variable España:

FONDO A

FONDO B

RENTABILIDAD – 21%RENTABILIDAD – 21%
VOLATILIDAD – 15%VOLATILIDAD – 10%

Según estos datos, ambos han tenido la misma rentabilidad en 2016, pero ¿cual elegirías?

La respuesta es el fondo B, ya que para conseguir la misma rentabilidad, ha asumido menor riesgo.

Veamos otro ejemplo:

FONDO A

FONDO B

RENTABILIDAD – 18%RENTABILIDAD – 21%
VOLATILIDAD – 10%VOLATILIDAD – 20%

Y ahora, ¿cual elegimos?

Es cierto, el fondo B ha tenido mejor comportamiento, pero… el objetivo, aunque os digan lo contrario, es minimizar riesgos, no obtener la mejor rentabilidad. Elegimos el fondo A, porque a pesar de haber tenido un comportamiento peor, ha asumido un nivel mucho menor de riesgo. El fondo B, a pesar de haberlo hecho mejor, ha asumido un nivel desmurado de riesgo para obtener ese resultado.

Un mercado maduro y transparente no presupone que tenga menos volatilidad que un emergente. Es bueno comprar y analizar todos los índices bursátiles que nos interesen, ya que podemos llevarnos sorpresas. Quizás el Bovespa (índice brasileño) pueda ser menos volatil que el Eurostoxx 50…

Para componer nuestra cartera de fondos tenemos que analizar todas las variables que nos sea posibles para conocer y entender su comportamiento futuro. Volatilidades en fondos o activos de renta variable, como atender a la duración en fondos de renta fija, concepto que veremos en proximos post.

1Indice de referencia

Puedes continuar con el siguiente artículo aquí.

Compartir esto