Unos de los indicadores a tener en cuenta, tanto a la hora de elegir un fondo de inversión, como al compararlo con otros (siempre de la misma categoría, no me cansaré de repetirlo) es el Benchmark o índice de referencia, que sirve para comparar la rentabilidad del fondo con algo “tangible”.

Indice de referencia

El índice de referencia es el índice bursátil representativo del mercado donde, en mayor medida, invierte el fondo. Por ejemplo, si voy a invertir en un fondo de Renta Variable Española, el índice de referencia (benchmark) será el IBEX 35. Si nuestro fondo elegido invierte en acciones europeas de gran capitalización, el benchmark será el Eurostoxx50, y si queremos buscar un fondo de acciones tecnológicas estadounidenses, el benchmark a tener en cuenta será el índice Nasdaq.

Esto es muy importante ya que este índice funcionará como barómetro de la habilidad del gestor del fondo. Si al cabo del año, mi fondo que invierte en acciones españolas de elevada capitalización, ha obtenido un 10% de rentabilidad, pero el IBEX35 ha obtenido un 15%, nuestro fondo ha tenido un -5% de rentabilidad respecto al mercado de referencia, por lo que hemos pagado una comisión de gestión, seguramente entorno al 2%, por una mala gestión. En este caso, un ETF habría obtenido una rentabilidad mayor con su gestión pasiva, sin pagar tan elevadas comisiones.

Por lo tanto, si invertimos en fondos de gestión activa con la que pagamos una comisión, habrá que exigir una rentabilidad de, al menos, la rentabilidad del índice + la comisión de gestión. Por ejemplo, si el IBEX en 3 años ha tenido una rentabilidad del 25%, con una comisión del 2%, nuestro fondo será bueno si ha obtenido más del 31% (25%+[2% x 3años]). Hablo de 3 años ya que es un periodo óptimo para valorar la gestión de un fondo. La gestión de fondo de renta variable ha de valorarse a largo plazo, ya que en este tiempo habrá correcciones de mercado, y es un periodo suficiente para que los precios objetivos de las acciones elegidas sean alcanzados. La habilidad de los gestores de renta variable es acertar con los activos infravalorados o con un potencial alcista adecuado.

Tampoco podemos dejar seducirnos por elevadas rentabilidades en un periodo de 12 meses. Una rentabilidad muy elevada a 12 meses puede ser por mera suerte, o por tácticas agresivas de especulación. Si un gestor es bueno, tendrá resultados consistentes a lo largo de los años.

Es importante saber cuál es el benchmark correcto de nuestro fondo de inversión. En páginas como Morningstar y Quefondos, aparece una información detallada tanto de los fondos como del benchmark, por años naturales y acumulados en 3 y 5 años. En las fichas comerciales o DFI de los fondos que pueden entregarnos en nuestras entidades o podemos conseguir en su web, también nos indican el benchmark, aunque pueden aparecer errores. Veamos el siguiente ejemplo:

  • Quiero invertir en un fondo de renta variable española que compre acciones de pequeña capitalización. Encuentro un fondo llamado XXX Small Caps Spain F.I., y veo que en su ficha comercial, el índice de referencia es el IBEX 35. Esto es erróneo, ya que el índice de referencia será IBEX SMALL CAP. Este error puede ser tanto beneficioso o perjudicial en la comparativa (si las acciones de pequeñas compañías han subido más que las acciones de gran capitalización o viceversa).

En el siguiente enlace puedes ver los índices y subíndices del mercado nacional.

https://www.bolsasymercados.es/esp/Sobre-BME/Indices

Si se ha de comparar fondos de la misma categoría, también hay que comprar fondos del mismo estilo y destino de inversión.

Pero, a veces, el fondo de inversión se compara con dos o con incluso tres indices de referencias,

por ejemplo, en el caso de los fondos mixtos. Analizando un fondo mixto de renta fija 70/30 zona Euro, su índice de referencia estará compuesto:

  • 70% Eur 1-5 Year Euro Goverment
  • 30% Eurostoxx50

Los fondo de renta fija también se comparan con índices de referencia de renta fija: Euribor 12 meses, Eur 1-5 Year Euro Goverment, Eur 1-7 Year Euro Goverment, etc…

Entendiendo el significado de benchmark, una de las medidas a tener en cuenta es el tracking error.

Tracking error

Este concepto se refiere a la diferencia de rentabilidad entre el fondo de inversión y su índice de referencia. Por lo tanto, es una medida de volatilidad entre ellos, calculado la probabilidad de que el fondo se separe del benchmark. En fondos de gestión activa y descorrelacionados, esta diferencia será mayor. En fondos de gestión pasica o ETF, el tracking error será menor llegando a 0, ya que el objetivo es replicar el comportamiento del benchmark.

Puedes continuar con el siguiente artículo aquí.

Compartir esto