¿Qué es el alfa de Jensen?

El Alfa es uno de los mejores ratios a tener en cuenta a la hora de comparar fondos. Junto a la Beta, la volatilidad y el ratio de Sharp, nos permitirá obtener una decisión sobre que fondo con gestión activa elegir.

Este ratio mide la destreza del gestor o equipo gestor en sus inversiones, representando la diferencia de rentabilidad del fondo de inversión sobre su índice de referencia. Un alfa positivo significa que el gestor aporta valor, y cuando mayor de 0 sea este, mucho mejor. Por lo tanto, mide el retorno obtenido independiente respecto al benchmark. Se calcula restando la rentabilidad del fondo a la rentabilidad del índice de referencia.

Alfa = Rf – Rc

¿Cómo se calcula?

El Alfa se calcula utilizando datos históricos, por lo que este dato no es estático, y cambia a lo largo del tiempo. En una cartera de inversiones bien diversificada, por ejemplo, la que invierta en diferentes zonas geográficas o en multitud de activos financieros, influirán múltiples factores macroeconómicos; tipos de cambio, inflación, precio de materias primas, tipos de interés, incluso decisiones geopolíticas. Si un gestor ha conseguido un buen Alfa en un periodo de 3 o 5 años, demuestra su habilidad teniendo en cuenta todas estas variables que están fuera de su alcance.

Ejemplo práctico

Para entender mejor como influye este ratio, veremos varios ejemplos:

Un fondo de inversión tiene una Beta de 1,5 y un Alfa de 0. Si el índice de referencia cierra el año con un 10% de rentabilidad, el fondo habrá obtenido un 15% de rentabilidad, debido su coeficiente Beta. En este caso, el gestor no ha aportado valor adicional ya que el Alfa era 0. Si el mercado hubiera sido bajista, y hubiera caido un 10%, el fondo habría caido un 15%.

Imaginemos que ahora el fondo tiene la misma Beta, un 1,5 y un Alfa de 2. Si el mercado es alcista, y cierra el año con un 10%, el fondo en cuestión se habría revalorizado un 15% por su beta más un 2% por su Alfa, cerrando el periodo con un +17%. Pero si por el contrario, el mercado es bajista, y cae un 10%, el fondo habría caído un 15%, pero estaría amortiguado por el Alfa del 2, por lo que habría caído un 13%, siendo esta caída menor que el mercado, viendo la aportación de valor del equipo gestor.

Este ratio es válido en fondos de gestión activa, ya que en fondos de gestión pasiva o ETF, donde se replica el índice de referencia, la Beta será 1 y el Alpha será 0, ya que el equipo gestor se limita a copiar el benchmark obteniendo el mismo resultado.

¿Que es el Ratio de Información?

Otro ratio que debemos conocer es el ratio de información, menos importante, pero puede aparecer en algún informe de comparación o ficha de producto. Mide la relación entre la diferencia de rentabilidad de un fondo y su indice de referencia, y el riesgo asumido en su gestión al separarse más o menos de su índice de referencia (tracking error).

Ratio de información= (Rf – Rc) / Tracking error

El resultado mide cuanta rentabilidad adicional obtiene el fondo por cada unidad de riesgo de desviación de su índice de referencia. Nos indica cuanta rentabilidad extra aporta el fondo respecto al índice, por lo que cuanto más positiva sea mejor.

Puedes continuar con el siguiente artículo aquí.

Compartir esto